martes, 9 de mayo de 2017

POEMA DE RICARDO HERNÁNDEZ BRAVO.



Acaricio la cara de la piedra,
la oscura piel curtida de intemperie.
Acaricio su paz devotamente,
su contorno de luz,
su raigambre de liquen y silencio.
Escruto con mis dedos
la humilde trabazón de su edificio,
la imperfecta textura
modelada en el tiempo,
su extraña calidez
como un tacto lejano que me habita.

(De La piedra habitada, Ediciones La Palma, 2017)


No hay comentarios:

Publicar un comentario